fbpx

Cemex resta importancia a amenaza de Chávez

La amenaza del gobierno venezolano de tomar “acciones correctivas” en contra de la filial venezolana de Cementos Mexicanos (Cemex) no le causarán problemas a la casa matriz, ya que sus ventas allí son pequeñas, dijeron el lunes analistas y operadores del mercado. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó el domingo a funcionarios que investiguen denuncias acerca de que una de las plantas de Cemex Venezuela está causando problemas de salud a sus vecinos por contaminación. “No se están preocupando los inversionistas. Con el crecimiento de Cemex vía adquisiciones, Venezuela pesa cada vez menos. Estamos hablando de que 4 por ciento de la ventas de Cemex vienen de Venezuela”, dijo Gonzalo Fernández, analista de Santander. Cemex, cuyas oficinas corporativas están en la norteña ciudad mexicana de Monterrey, opera en más de 50 países. “Estamos a la espera de la notificación oficial para la visita de la comisión nombrada por el presidente de Venezuela. Estamos en completa disposición para colaborar con las autoridades competentes”, dijo a Reuters Jorge Pérez, portavoz de la empresa en Monterrey. “En los cinco años pasados hemos invertido 45 mil millones de bolívares (22.5 millones de dólares) en manutención de tecnología ambiental”, agregó. Las acciones de Cemex en la bolsa mexicana caían el lunes 1.42 por ciento, para cotizarse en 34.61 pesos, mientras sus títulos en Wall Street retrocedían 1.76 por ciento, a 31.35 dólares. Pero un operador dijo que la baja “realmente no tiene que ver con lo de Venezuela”. Venezuela sigue siendo un mercado rentable para Cemex, y la empresa ha sabido vadear cuidadosamente las políticas de la “revolución socialista” de Chávez, orientando sus ventas hacia el mercado interno, recortando exportaciones e incrementando sus programas sociales hacia familias de bajos recursos. Todas las plantas están certificadas en materia ambiental Grupo Cemex aseguró que todas sus plantas en Venezuela están certificadas por los organismos encargados de las cuestiones ambientales, y asentó que está en la mejor disposición de colaborar con las autoridades de ese país para ofrecerles la información que requieran, luego de que el presidente Hugo Chávez ordenó examinar la planta Pertigalete, ubicada en el puerto de Guanta, a raíz de una denuncia de lugareños sobre supuestas afectaciones a la agricultura y a la salud de los habitantes. Jorge Pérez Aguirre, coordinador de Relaciones con Medios de la multinacional mexicana, agregó que Cemex está en espera de la notificación oficial del gobierno de Venezuela, para la visita de inspección a la planta. Aseveró que las operaciones de Cemex en Venezuela cumplen con todas las regulaciones vigentes en materia ambiental, “y desde 2002 todas nuestras plantas de cementos, incluyendo la de la Guanta, están debidamente certificadas por las autoridades o institutos que gestionan la actividad ambiental”.