fbpx

Elección de tres cadenas para compra de materiales indigna a ferreteros locales

Chile.- Gobierno designó en principio sólo a tres empresas como proveedoras del programa destinado a la reconstrucción de las comunas. Ferreteros chillanejos acusan discriminación e incluso relacionan la medida con el bajo stock disponible en el mercado.

“En mis 30 años en el rubro comercial ferretero, nunca he visto que el Gobierno realice compras de esta manera, es discriminativa y vergonzosa ”, comenta Miguel Díaz, mientras revisa las últimas informaciones relativas al plan “Manos a la Obra”.

Y es que no cayó para nada bien en el comercio detallista y sobre todo en el gremio ferretero local, la circular enviada por el Ministerio del Interior donde se señala a los municipios que los materiales para la reconstrucción para dicho programa sólo se pueden comprar en Homencenter Sodimac, Easy y Construmart.

Esta circular -número 27, con fecha 31 de marzo- detalla que las tres firmas del retail, se repartirán en partes iguales los ocho mil millones de pesos que considera la iniciativa gubernamental para entregar los materiales requeridos por la población, con un diez por ciento de descuento.

Según el documento, los recursos serán entregados de manera proporcional a los daños provocados por el sismo del 27 de febrero.

A modo de ejemplo, la comuna cordillerana de Pinto recibirá un total de $ 22.232.493, casi un 50% menos que Cobquecura, que obtendrá recursos por el orden de $43.179.073.

Chillán, en tanto obtendrá $58.963.464, en comparación a Chillán Viejo que recibirá $27.137.943 en concepto de materiales de construcción.

La circular recibida por los municipios especificaba que los montos totales se dividían en partes iguales entre Easy, Sodimac y Construmart, e incluso se especifica el número telefónico del ejecutivo encargado de las ventas en cada retailer.

Molestias inmediatas

Una vez filtrado el informe, el líder del comercio detallista Rafael Cumsille, expresó su molestia frente a la manera en que se escogieron a los proveedores del plan “Manos a la Obra”.

En declaraciones a Radio Bío Bío, criticó al Ejecutivo por implementar esta política, considerando que la reconstrucción del país también pasa por fortalecer, en programas como éste, a medianas y pequeñas empresas regionales.

A nivel provincial, la modalidad también causó eco en la Cámara de Comercio de Chillán, organismo gremial que calificó de “impresentable” la medida.

“Me parece pésimo, esto es atentar una vez más contra el comercio tradicional de nuestra comuna y se sigue privilegiando a las grandes cadenas que pagan sus impuestos en comunas grandes como Santiago y nunca quedan en la misma ciudad (…) espero que el gobierno recapacite, ya que esto sería borrar de un plumazo las pymes y contradice toda lógica”, criticó Alejandro Lama, director del gremio.

En la misma línea, el gerente del Centro Ferretero Madrid, Miguel Díaz, manifestó que la ausencia de una licitación es un hecho lamentable y poco transparente.

“Ellos señalan que por eficiencia determinaron que estos tres grandes participaran, pero es tan simple como depositar los dineros en la cuenta corriente de los municipios, ellos después escogen mediante una licitación quien se adjudica las ventas”, opina el empresario local.

“Siempre los chicos salimos perdiendo en estos programas, ojalá se pueda revertir esta situación y podamos participar de mejor manera”, comenta Bernarda Cancino, propietaria de la Ferretería Industrial Loncoche, ubicada en el sector oriente de la ciudad.

Cuestión de stock

Una de las primeras justificaciones del ministro Hinzpeter para adoptar este convenio con los tres grandes retailers de la ferretería es el requerimiento de stock, una capacidad logística, tener locales en toda el área afectada y negociar por lo tanto precios preferenciales.

Bajo ese escenario, algunos empresarios ferreteros de la zona, manifestaron que cumplir con estas grandes exigencias es un hecho bastante dificil, más aún tomando en consideración la escasez de materiales de construcción en el mercado tras el colapso de CAP y otras empresas generadoras de materias primas.

“A pesar de que lo encuentro una mala decisión, es difícil responder a este tipo de pedidos, no se si a esta altura tenemos el stock suficiente para apoyar en la reconstrucción. Con suerte tenemos zinc o clavos, está muy complicado conseguir materiales”, detalla Eduardo Irribarra, de la Ferretería Industrial Quirihue.

“Creo que igual hubieran salido ganando los grandes, así que desde mi punto de vista el Gobierno pudo haberse ahorrado esto lanzando igualmente la licitación”, complementa el empresario.

El bajo stock no es un tema menor para las pequeñas y medianas ferreterías de la zona. Un hecho llamativo es que según la pequeña industria, Construmart, Easy y Sodimac son las principales abastecedoras de este tipo de negocios.

“Los grandes ya no nos quieren vender nada, nos venden fraccionado y como si fuéramos público en general. Probablemente lo hacen para poder satisfacer los pedidos que harán los municipios cuando les lleguen estos dineros de la reconstrucción. Ahora está tan difícil conseguir cosas que tenemos que limosnear para tener materiales de construcción”, agrega Bernarda Cancino, propietaria de la Ferretería Industrial Loncoche.

Cambio en el discurso

Tras la filtración del anexo a la prensa, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter cambió la estructura del programa y señaló que no dejarán afuera a los ferreteros locales de las zonas afectadas, y llamó a quienes estén en condiciones de vender materiales de construcción que se comuniquen con las respectivas intendencias.

Para esto el gobierno aprobará una partida adicional a los 8 mil millones de pesos destinados a las zonas afectadas.

Fuente: http://www.diarioladiscusion.cl