fbpx

La economía de la cuarentena: los rubros que no paran

Argentina.- En medio de las estrictas medidas sanitarias, hay actividades que mantienen en funcionamiento parte del sistema económico.

Los negocios de proximidad se convirtieron en un engranaje clave para que los días de cuarentena sean posibles. Almacenes, granjas, pequeños supermercados, panaderías, carnicerías y ferreterías tienen sus puertas abiertas pero también heladerías y pizzerías continúan vendiendo sus productos ya que pueden recibir pedidos y enviarlos a través del servicio de cadetería que también sigue trabajando. Estos comercios se convirtieron en los elegidos por los rosarinos a la hora de hacer las compras, a tal punto que muchos están vendiendo un 60 ó 70 por ciento más que en días de no hace tanto tiempo atrás, que en los días anteriores a la pandemia cuando se enfrentaban a una caída de la actividad sostenida desde hace meses.

Pero quienes están al frente de cada comercio piden a los consumidores ser más cautos, graduar el abastecimiento en el hogar para que los proveedores puedan llegar correctamente a cumplir con la reposición de los artículos esenciales y, además, porque temen que el furor por hacerse de mercadería quede truncado porque el gasto que se estuvo realizando en muchos casos superó el presupuesto con que cada familia cuenta para alimentación y productos de limpieza, en el contexto de crisis económica que arrastra Argentina.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio para contener el avance del Covid-19 en el país exceptuó a las personas afectadas a las actividades y servicios declarados esenciales en la emergencia. La excepción incluyó a varios sectores, más allá de los vinculado a la salud o seguridad de la comunidad. Pequeños supermercados, autoservicios y granjas son parte de ese universo.

Sergio López, presidente de la Cámara de Supermercados de Rosario (Casar), recordó que hasta hace tan sólo 15 días atrás el sector venía registrando «una caída estrepitosa del consumo» y consideró que está pandemia vino en uno de los peores momento económicos del país.

Frente al frenesí de compras luego de que se declarase el aislamiento social obligatorio, López señaló: «Esto es irreal,en algún momento se corta. Muy poca gente salió a comprar porque podía, los demás salieron a comprar con tarjeta,con los beneficios de la Tarjeta Alimentaria y cuando se termina eso se termina. No hay resto de poder adquisitivo. Las ventas aumentaron dos o tres veces a lo que se estaba vendiendo».

El presidente de Casar indicó que la exponencial venta que hubo el fin de semana pasado fue con tarjeta de crédito. «Un carro no baja de los $ 10 mil y mucha gente no puede comprar eso, en los comercios de la periferia la compra fue más con Tarjeta Alimentar», precisó López.

Juan Milito, del Centro Unión de Almaceneros de Rosario, también destacó que en estos días se incrementó en forma exponencial el consumo con tarjeta de crédito y débito ya que «la gente no quiere ir a los cajeros ni manipular plata».

El referente de los almaceneros rosarinos, contó que los rosarinos están prefiriendo ir a almacenes y granjas para evitar hacer colas y estar mucho tiempo en la calle. «Hay una diferenciación entre la zona del macrocentro y la periferia de la ciudad pero desde el viernes hay un aumento que en mi negocio fue del 70 por ciento de lo que vendo normalmente. Sí vendía 100 ahora vendo 170 y más o menos es lo que pasó en todos los comercios del microcentro, incluso algunos un poco más también», detalló.

Respecto de esta preferencia por el plástico, José García, de la Sociedad de Carniceros, se mostró preocupado por la demora en la acreditación de los pagos. En las carnicerías el medio elegido fue la tarjeta de débito en un 80 por ciento de las operaciones, cuando habitualmente ese porcentaje es mucho menor. Esperar los días que se toman los bancos para trasladar el pago al comercio «es un problema», aseguró.

Fuente: www.lacapital.com.ar



Un comentario en «La economía de la cuarentena: los rubros que no paran»

  • el 10 abril, 2020 a las 9:15 am
    Enlace permanente

    Todo un placer saludarlo
    Soy propietario hace 10 años de una pequeña ferretería . Me permito darle la siguiente reflexión , Todo este proceso de la cuarentena nos ha dejado la interrogante que los ferreteros no estamos agrupados en una organización que nos represente por lo que no nos considera un servicio esencial o de servicio a la comunidad instituciones a pesar de que somos parte de un proceso de mantenimiento de hogares domésticos. ( como es nuestro caso) e instuciones gubernamentales y empresas privadas. Nos vimos obligados a cerrar » a guevo» sin que nuestro gremio tuviera una representación. Ahora volvemos y con que plata vamos a pagar la fila d agentes y proveedores que llegaran el lunes?? Q Dios nos ayude y repare.
    Nuestro gremio se marca dentro de un proceso de canibalismo y competencia donde el pez grande se come al pez chico y por eso no puede hay camaradería menos solidaridad.
    En mi caso , trabajo con un almacén de materiales de construcción mucho más grande y por dirección del propio dueño no hay ni un descuento en el transporte hacia mi negocio , tengo que pagar el transporte como cualquier cliente. El descuento, no mas ni menos q un cliente mas…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.