fbpx

Moviendo las piezas

Acceso a Internet eficiente, amplia cobertura y rapidez en la instalación de líneas telefónicas, son sólo algunos de los servicios básicos que su ferretería debe tener si quiere ser competitiva. Para bien o para mal, en nuestro país el único ente capaz de satisfacer esas necesidades es el ICE y como es bien sabido, hasta la fecha ha acumulado un retraso grave en lo que se refiere a inversión en telecomunicaciones. Esta es una omisión que en el mediano e incluso en el corto plazo, el país pagará caro. De ahí que la discusión que ha ocupado la agenda nacional sobre los impedimentos de llevarla a cabo, debe analizarse con más detalle. Por un lado, los sindicatos del ICE exigen la colocación de bonos por $100 millones para este propósito, lo que es algo totalmente inaceptable, dado los mecanismos que utilizan, además de que eso está fuera de sus atribuciones. Sin embargo, el argumento sostenido por el Poder Ejecutivo, hasta la fecha de cierre de esta edición, fue que el hacer algo así impediría alcanzar la meta de llevar el déficit fiscal el 3% del PIB, pero ¿qué significa esto en realidad? Lo que quiere decir es que si aumenta el gasto por inversión en el ICE, éste ya no contribuirá con su superávit a que el déficit consolidado luzca menor. De ahí que la discusión verdadera es qué le conviene más al país: acelerar la inversión en telecomunicaciones o maquillar el déficit para que disminuya.