fbpx

Último carro de la promoción Lanco quedó en Ferreterías El Mar

Walter Carvajal, gerente de ventas de Lanco, asegura que la promoción de automóviles superó las expectativas. Con el propósito de estimular la venta de pintura en época de invierno y premiar la preferencia de sus clientes, Lanco se unió a Automotriz para rifar dos automóviles marca Gol. El resultado superó las expectativas de los organizadores, quienes el pasado 28 de agosto entregaron el último de los premios a Deanna Gibbler, cliente de Ferreterías El Mar en San Pedro. Walter Carvajal, gerente de ventas de Lanco, comentó que se encuentran muy satisfechos con los resultados de la promoción. »La idea era motivar las ventas y premiar al consumidor con un valor agregado por la compra de nuestro producto». Carvajal agrega que pese a que Lanco sólo tiene dos años de estar en el mercado nacional, han logrado abarcar bastantes espacios, y pretende seguir conquistando consumidores. »En Costa Rica el mercado de pinturas es bastante competitivo. Nuestra estrategia es ofrecer una opción diferente y sentimos que el consumidor lo ha aceptado de forma positiva». »Nos estamos convirtiendo en un proveedor importante, muy cerca de los que están arriba y pronto estaremos superando a esos contrincantes», agregó. Sub título: Los cómplices La promoción de Lanco fue posible gracias a la alianza estratégica establecida con la empresa Automotriz y desde luego a todos las ferreterías que formaron parte la campaña, como es el caso de Ferreterías El Mar, donde quedó el premio final. Ronald Vincent, gerente de ventas de Automotriz, considera que se trata de un esfuerzo conjunto en donde todos ganan. »Este tipo de promociones nos sirve para crear un «top of mind», es decir que la gente este pensando en la marca, aspirando ganarse el premio y Lanco motiva a sus clientes a comprar su pintura, también promueve las ventas en las ferreterías y se premia al consumidor final». Otro de los cómplices en esta premiación fue Ferreterías El Mar. Oscar Cuellar gerente de la sucursal de San Pedro, comentó que para esa empresa es una satisfacción poder premiar, de manera indirecta, a un cliente de muchos años. Él considera que se trata de un concurso de mucha importancia, con el cual se refleja lo competitivo que está el mercado y cómo las marcas buscan la mejor manera de premiar al cliente. Su primera experiencia con Lanco fue cuando decidió pintar su casa. La pintura recién salía al mercado, ella decidió probarla y le gustó tanto que cuando pensó en pintar la casa de su madre, no dudó en comprarla de nuevo. En esta segunda ocasión la suerte acompañó a Deanna Gibbler pues fue la ganadora del último vehículo que sorteó Lanco, algo que no se esperaba. »Cuando recibí la llamada no lo podía creer, pensé que era una broma, y al día siguiente pasé a la ferretería a preguntar si era cierto y fue cuando me comprobaron la noticia». Gibbler comenta que el premio le cayó como anillo al dedo, puesto que en el proceso de pintar la casa de su madre un autobús le chocó el carro por detrás. »Estaba muy deprimida, y curiosamente ese día venía a comprar pintura y le conté a Sidal (el vendedor) lo que me había pasado, estuvimos vacilando con el asunto de la rifa del carro, pero nunca creí que me tocara esta suerte».