fbpx

Conseguir un saco de cemento se ha vuelto una tortura

Venezuela.- La construcción de cualquier obra en la isla de Margarita, por muy pequeña que sea, ha convertido en una tortura la búsqueda del cemento, pues a este material lo rodean las mismas circunstancias que a cualquier alimento de la cesta básica.

Los usuarios, para optar a un saco de cemento, pasan días recorriendo ferreterías y otros comercios donde poder comprar este material, cuyo valor se eleva cada vez más, mientras que su adquisición a precio regulado es casi un milagro.

Comerciantes ferreteros, constructores, transportistas y compradores en general coinciden en que, en el caso del cemento en Nueva Esparta y el resto de Venezuela, esa situación es producto de un gran acaparamiento. Las personas deben hacer magia para conseguirlo, generalmente al triple de su precio original.

Los llamados “bachaqueros” de hoy en día realizan esta actividad públicamente y son las personas que mayormente hacen las colas cuando abren ventas de cemento en una ferretería o comercio, para luego revenderlo hasta por mil bolívares cada saco, afirmó José Rojas.

Este usuario declaró que “no hay necesidad de que lleguemos al extremo de ir buscando de un lugar a otro dónde comprar un saco de cemento, y si corres con suerte lo máximo que te venden son dos unidades por persona a precio de 250 bolívares porque el regulado más nunca se vio aquí en Margarita”.

También se conoció que desde hace tres meses el buque que lo trae desde el estado Anzoátegui no está operativo por problemas de repuestos y son los camioneros quienes lo transportan una vez a la semana desde la planta de Pertigalete, en Anzoátegui, vía ferry para abastecer a la región insular.

Por su parte, el constructor Antonio Piñanco indicó que ese sector está grandemente afectado por esta situación y son muchos los proyectos paralizados en varios municipios de la entidad.

“Las pocas veces que hay cemento a la semana es porque algunos transportistas lo traen, y así como llega se acaba”, comentó Piñanco.

Transporte de cemento

Son 14 las paletas de cemento que transporta un camión desde Pertigalete a la región, lo que equivale a 672 sacos por cada viaje, lo que es considerado muy poco para abastecer un estado durante ocho días, si se considera que son tantos los sectores necesitados de este material. La venta de dos sacos por persona decreta el retraso o la paralización de las obras.

Por otro lado, se conoció que los conductores de estos camiones corren el riesgo de que les suceda algún percance durante el traslado, porque la inseguridad también los acompaña. “Conducir una gandola y con mercancía de este tipo no es fácil”, señaló el conductor Miguel Ruiz.

El camionero también dijo que en ocasiones reciben amenazas de personas que quieren el producto, pero gracias a Dios, hasta el momento no le ha pasado nada negativo, sin embargo, compañeros de trabajo si han sido saqueados en vías de Anzoátegui y Sucre.

Distribución

En consulta a varios comercios de la isla de Margarita, el precio de un saco de cemento es de 250 bolívares y algunos compradores por no aguantarse tanto tiempo en una cola prefieren adquirirlo al triple de este costo.

90%

De los comerciantes afirmaron que muchas veces la mercancía no ha llegado a sus locales cuando ya los revendedores están esperando en el lugar, asimismo, informaron que más del 90% son grupos grandes de diez a 15 personas organizadas que se dan a la tarea de comprar para luego revender.

Fuente: http://www.elsoldemargarita.com.ve/



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.