fbpx

Crecimiento paralelo

El Almacén de Materiales San Nicolás ha crecido junto a la comunidad de Taras de Cartago. Víctor Julio Leiva tenía casi treinta años de dedicarse a la fabricación de carrocería para camiones cuando decidió diversificar su negocio. Luego de realizar un estudio de mercado, y frente a la necesidad existente en la zona de un lugar que ofreciera materiales de construcción, Leiva entró al mundo ferretero. En ese momento quizá no sospechaba que esa sería su forma de vida, pues más adelante dejó por completo la fabricación de carrocerías para quedarse con el negocio más rentable en el que se convirtió la venta de materiales. »Antes fabricar carrocerías era muy rentable, pero los importadores de vehículos comenzaron a traerlas a precios muy bajos con los que era imposible competir.» Así las cosas, el pequeño negocio de materiales poco a poco fue tomando fuerza e importancia, mientras que las carrocerías fueron quedando en un segundo plano hasta desaparecer. En los últimos trece años, Taras de Cartago y sus alrededores, han tenido un significativo desarrollo, tanto industrial, como urbanístico, por lo que Leiva dio en el blanco con su decisión de cambiarse al sector ferretero, aunque cuando comenzó el negocio era muy pequeño. »Al principio no teníamos mucho surtido, pero empezamos con dos grandes ventajas: un local propio y ninguna deuda, yo creo que eso nos ayudó mucho». »El Almacén ha crecido bastante, tanto en el surtido de productos como en su extensión, ya que desde que inició lo hemos ampliado más de 250 metros». Dura competencia Para este ferretero lo más difícil del camino ha sido enfrentar la competencia con los más grandes, ya que asegura que éstos tienen más posibilidades de ofrecer precios bajos, con los que un negocio pequeño no puede competir, debido a que sus costos de operación son más altos. Sin embargo esto no ha sido motivo para rendirse, por lo que se mantiene firme ofreciendo un servicio oportuno al cliente, algo que considera es una de las principales fortalezas. Su meta para los próximos diez años es seguir creciendo al mismo ritmo que lo han hecho hasta ahora. »El negocio tiene oportunidad de desarrollarse mucho más, la población está creciendo tanto en industria como en vivienda, vamos a la par de nuestros clientes, al compás de la comunidad». Para los que están al inicio del camino, este ferretero tiene varios consejos. »En primer lugar establecer una relación de confianza con los proveedores, puesto que ellos son nuestros mejores aliados en esto, hay que procurar ser los más puntual que se pueda con los pagos. Después, no olvidar nunca que el cliente es el principal medio para crecer, por lo tanto la meta es que nuestro cliente siempre se vaya satisfecho».