fbpx

Cuando de duchas se trata

Para reconocer una ducha de calidad es básico tomar en cuenta sus componentes internos Todos los mercados reúnen condiciones y características importantes y que se deben tomar muy en cuenta a la hora de incursionar en ellos. El caso del mercado de las duchas no escapa a ello y se hace imprescindible conocer lo que se está comprando para, en primer lugar no cometer errores y segundo para trasladarle las ventajas y conocimientos a los clientes que, al fin y al cabo, serán éstos los que utilicen los productos. Dicho lo anterior, podemos indicar que para reconocer una ducha de calidad es básico tomar en cuenta sus componentes internos. Por ejemplo, nuestras duchas poseen unos contactos en cobre que son más gruesos o espesos (dan mayor durabilidad), porque Boccherini utiliza un selector de temperatura con sistema de bloqueador y no de herrajes. Dicho de otro modo o más claro, los herrajes comúnmente se recalientan y producen el deterioro del producto mucho más rápido. Esto es en lo más técnico, pero es una información importante que cualquier ferretero que venda estos productos en sus establecimientos, debe conocer. Al observar el mercado de las duchas, podemos encontrar gran variedad de marcas, fabricantes, diseños y estilos. Particularmente, en el mercado de Costa Rica lo fundamental, para cualquier fabricante o importador es tener un socio estratégico que se identifique con el producto y tenga unos canales de distribución exitosos para su comercialización. Cuanto mayor sea el éxito del distribuidor, le va a permitir a los ferreteros tener siempre el producto a tiempo y en el momento preciso. Esto hace que los ferreteros no solo puedan tener buenas ventas sino brindar un excelente servicio. Cuando el mercado como en este caso, es altamente competitivo el precio es fundamental y pasa a jugar un papel preponderante. Para Boccherini no ha sido fácil bajar sus precios de venta, pero por razones de introducción y dar a conocer un producto similar o de mejores condiciones que los tradicionales, hemos ofrecido promocionarlo con mejores precios. Traducido en porcentajes hablamos que nuestro producto está en un 10% por debajo del precio de la competencia. Esperamos que para el segundo año las condiciones microeconómicas hayan cambiado y podamos competir por valores agregados. También es cierto que cuando un mercado está acostumbrado a un producto o a varios, se vuelve tradicionalista y la entrada para uno nuevo es un poco fuerte. Sin embargo, cuando se ofrece respaldo total, o sea garantía sin reclamos, la entrada se hace mucho menos dura. Mayor valor El mercado Latino (desde México hasta Argentina) es muy agresivo. De hecho las marcas Brasileras por historia, siempre han estado presentes en todo el continente y hoy por hoy, son las líderes del mercado. No obstante, todo cambió hace tres años cuando en su camino apareció un pequeña industria colombiana (dicho por ellos en otros medios) y les empezó a competir a la misma altura y llevando acabo estrategias claras para cada mercado. Esto traducido en resultados, podemos mencionar con orgullo que hoy tenemos presencia en ocho países (Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Ecuador y Perú). Para el futuro de este mercado, dos cambios se ven venir a mediano plazo: en primer lugar se tendrán que mejorar los rendimientos en consumo de energía. A pesar de que se trata de artefactos bajos en consumo de energía se tendrán que mejorar, dado que las tarifas de energía a nivel general siempre están amarradas al alza. En segundo plano, tendremos que ofrecer mayor valor agregado con el producto para generar aún más competencia y que los mismos consumidores y ferreteros que serán los más beneficiados, tengan productos de mayor calidad.